¡Hola! El tiempo es oro y tu…¿Lo estás perdiendo? Vamos a averiguarlo.

¿Alguna vez te ha pasado que tienes una lista de tareas que cumplir y al final del día no has hecho ni la mitad? ¿Crees que necesitas días de 26 horas para poder llegar a todo? ¿Te pasas el día haciendo cosas y aun así no es suficiente?

Si todo esto te suena es posible que el tiempo se te esté escapando. A mí también me pasaba hace unos años pero, cuando me enseñaron esta herramienta que te traigo hoy, empecé a ver claramente dónde me estaba equivocando.

Antes de enseñarte esta maravilla quiero hablarte de los 2 posibles motivos por los que estás perdiendo el tiempo: Los ladrones de tiempo y las listas imposibles.

Ladrones de tiempo

Son aquellas actividades y personas que nos hacen perder el tiempo. Puede que ya te hayas dado cuenta de que hay algunas actividades que no son precisamente necesarias ni prioritarias pero que haces de todas formas. Aun así, es posible que no seas consciente de la cantidad de tiempo que dedicas a estos ladrones.

Aquí te nombro las más típicas, pero hay muchísimas más:

 

Redes sociales

Aquí tenemos el ejemplo perfecto de la procrastinación,pues las redes sociales la alimentan como la leña al fuego.

¡Ojo! Que no son malas en sí. No tiene nada de malo navegar por ellas en los momentos muertos o de aburrimiento. El problema viene cuando desplazan la tarea importante.

¿Alguna vez has dicho «me pongo en 5 minutos» y… pasan 2 horas? Ya sabes dónde se ha ido tu tiempo.

Otro problema son las notificaciones. Cuando estás trabajando o estudiando en algo y no paras de oír pitiditos de mensajes o notificaciones es casi imposible concentrarse. Lo normal es querer ir a mirar y contestar. Eso no sólo te desconcentrará sino que corres el riesgo de quedarte atrapado contestando, unas cosas te llevan a otras y…¡BUM! han pasado un par de horas.

Lo mejor que puedes hacer es cerrarlo todo, móvil en silencio y, si puede ser, fuera de la habitación. Aprovecha los descansos o reserva ciertos momentos del día para echar un vistazo a notificaciones y mensajes. Contesta, déjalo todo en orden y vuelve lío.

Quiero hacer una mención especial a YouTube: cuidado con la reproducción automática y los vídeos relacionados. Así es como «sólo un vídeo más» se convierte en un bucle infinito de vídeos de gatitos. 😛

Si quieres empezar a detener a estos ladrones, echa un vistazo al post donde te hablo de 5 aplicaciones para dejar de distraerte y estudiar mejor.

Tareas no planeadas

Aquí tenemos a las ladronas más sigilosas. Son aquellas actividades que se cuelan sin que te des cuenta en tu lista de tareas. Crees que es necesario y urgente que las hagas ahora mismo… pero no, incluso podrías dejarlas para otro día y no pasaría nada. Te pongo un ejemplo:

Ha llegado tu hora de estudiar y te sientas. Te das cuenta de lo desordenado que está el escritorio y lo recoges por encima. Cuando abres el cajón ves que está hecho un desastre, entonces lo ordenas hasta que queda de foto. Ya que has empezado, limpias bien el escritorio, tiras papeles que no valen, limpias el resto del cuarto… ¡Ups! ha pasado una hora. ¿Tú ibas a estudiar no? 

Por muy recomendable que sea tener la zona de estudio ordenada y limpia, ¿era necesario hacerlo ahora mismo? No.

Si te surgen tareas que no tenías planeadas piensa bien si debes resolverlas ahora o pueden esperar. Si no son muy urgentes o no tienen nada que ver con lo que te habías propuesto, lo mejor es que las dejes para más tarde.

Interrupciones

Estas tienen un doble problema: te quitan tiempo mientras las haces y necesitas tiempo adicional para volver a concentrarte en lo que estabas haciendo.

Las interrupciones son aquellos eventos que ocurren mientras estás concentrado en algo. Por ejemplo, una visita inesperada, una llamada telefónica o alguien que te pide que hagas algo en ese momento.

Solución: aprende a decir NO. Siempre que puedas y no sea algo urgente, discúlpate e intenta posponerlo para otro momento. Desconecta el móvil si necesitas estar concentrado y así te ahorrarás llamadas y mensajes.

Apunte especial para padres y madres

Si eres estudiante y tienes hijos sabrás lo complicado que es posponer las peticiones de los peques. Puedes intentar varias cosas para disminuir las interrupciones:

  • Intenta estudiar cuando estén en el colegio o guardería.

  • Haz que estén muy entretenidos (TV, libros, pintar…), utiliza aquello que sabes que les encanta y que los tendrá absortos un tiempo.

  • ¡Prueba a estudiar con ellos! Sentaros todos a la mesa y hacer vuestros deberes juntos ¿Hay mejor forma de dar ejemplo? Puede que no sea la forma más productiva de estudiar para ti pero es mejor que no hacer nada y es una buena ocasión para pasar tiempo con tus peques.

    Las listas imposibles

    Aquí va el segundo motivo por el que puedes estar perdiendo el tiempo: tu lista de tareas es imposible de realizar. Plantéate esta pregunta: ¿Me falta tiempo o me sobran cosas?

     

    El Síndrome de Superman

    Quieres encargarte de todo, te cuesta pedir ayuda o la pides para cosas pequeñas y en momentos críticos. Intentas ser multitarea y te cuesta delegar. Si esto te suena… puede que te creas Superman.

    Muchas veces creemos que nos falta tiempo, pero en realidad nos hemos cargado con demasiadas tareas. Te haces una lista de todo lo que quieres/tienes que hacer pero es imposible para una sola persona.

    Me explico: el día sólo tiene 24 horas, de las cuales unas 8 deberían ser para dormir y también necesitamos comer a diario ( e invertimos tiempo en eso). Réstale las horas de clase, los transportes, quehaceres domésticos…etc. En definitiva ¿Cuánto tiempo REAL tienes para cumplir con tus deberes?

    Revisa todo aquello que quieres hacer cada día y el tiempo que te va a llevar. Sé realista  y si ves que no puedes con todo deja algunas cosas para otro día o delega en otras personas.

    En este post te hablo de cómo encontrar y dar prioridad a las tareas que son realmente importantes 😉

     

    Mala planificación

    EL problema puede estar también en la forma de organizar tus tareas. Si eres de los que van haciendo cosas conforme van surgiendo… es normal que no te de tiempo a todo. No tener cierta planificación es como cazar moscas a cañonazos.

    Estableciendo prioridades evitarás las tareas vacías de significado que te están desviando de lo que de verdad quieres hacer. No es necesario que busques el método infalible y definitivo de gestión de tiempo (ya te digo yo que es el «Timeblocking» :P). Muchas veces una lista de tareas «importantes» y otras de «pendientes» te dará perspectiva suficiente para no entretenerte tanto en tareas vacías.

     

    Descubre dónde está el error

    Ya hemos visto los dos principales motivos por los que puedes estar perdiendo el tiempo. Pero ha llegado la hora de descubrir cuál de los dos es el que te está afectando a ti.

    Por eso te traigo dos opciones estupendas que te dejarán ver claramente qué está pasando.

    Herramienta en papel

    Se trata de un autoinforme donde apuntarás las tareas pendientes, las TODO lo que haces en un día y el tiempo que te ha llevado hacerlo, así como el tiempo total que te ha llevado.

    Por último tenemos dos columnas donde anotaremos qué teníamos que haber hecho y lo que te hubiese gustado terminar. En la primera anotaremos todo aquello que era importante o relativamente urgente pero no lo hemos hecho y en la segunda hablamos de todo aquello que nos hubiese gustado hacer pero que no era urgente.

    Estas son las columnas de la tabla

     

    La idea es rellenar esta tabla durante un día o dos. Al final, podrás ver claramente qué está pasando. Quedará algo así:

    Una tabla de ejemplo

    Como verás, yo he coloreado las tareas por categorías para ver mejor en qué invierto mi tiempo. He marcado en rojo las cosas más importantes y en azul las actividades vacías sin importancia. Si sacas la cuenta del tiempo invertido en cada una verás que he dedicado demasiado tiempo a esos «ladrones» ¡Error!

    Cuando ya lo tengas todo bien apuntado fíjate en las dos columnas del final:

    • Si la lista de cosas que han quedado sin hacer es muy larga: Fíjate en las horas que has dedicado a otras cosas que no tenían que ver con lo que tenías apuntado en la primera columna y que no sean esenciales. Es posible que esos sean tus ladrones de tiempo. Presta atención también a la planificación para poder mejorarla 🙂

     

    • Si la lista de cosas que te hubiese gustado hacer es muy larga: si este es el caso, posiblemente te estés sobrecargando de trabajo. Estaríamos hablando de una «lista imposible». ¡Claro que quieres hacer un montón de cosas! pero hay que ajustarse al tiempo real disponible. Trata de elegir las actividades esenciales/importantes y hacerlas lo primero.

    ¿Qué ocurre si ambas listas son largas? Si este es tu caso, seguramente tengas tanto ladrones de tiempo como listas imposibles. Analiza el autoinforme:  busca esos ladrones, ponles solución y reforma tu planificación y prioridades (como ya he mencionado en cada caso).

    Toggl, la herramienta online

    Página de inicio de Toggl

    Toggl es un programa online gratuito (con versión premium) que te permitirá registrar tus actividades y contabilizar el tiempo que dedicas a cada una de ellas.

    Lo único que debes hacer es registrarte en «Sing up» dejando tu e-mail y una contraseña. Se creará tu cuenta y podrás acceder a ella en «Log in», así de fácil.

    Cada vez que empieces una tarea escribe el nombre en «What are you working on?» y pulsa el botón de play . Empezará un contador de tiempo que parará cuando hayas terminado y pulses stop .

    Así queda todo tu tiempo registrado

    Este programa online tiene muchas más opciones y se le puede sacar mucho partido. ¡Échale un vistazo!

    Conclusiones

    Como habrás visto, el objetivo fundamental de este post y herramienta es hacerte más consciente de cuáles son las actividades donde más inviertes. Este es el primer paso para dejar de perder el tiempo y ponerte manos a la obra con lo que de verdad quieres hacer.

    ¡Y eso es todo! Espero que te haya sido útil este artículo. ¡Ahora ve corriendo a la biblioteca y descarga la herramienta en papel! O dale una oportunidad a Toggl. Empieza ya mismo a tapar esas fugas de tiempo.

    Ya has visto dónde se va mi tiempo ¿Y el tuyo? ¡Déjame un comentario y cuéntame!


    1 comentario

    CÓMO SOBRELLEVAR EL CONFINAMIENTO – Pagina Web IES CASTILLA · 4 mayo, 2020 a las 12:12 pm

    […] principales ladrones de tiempo y tanto apps como herramientas más tradicionales para combatirlos (https://algohacambiado.com/dejar-de-perder-el-tiempo/). También tiene plantillas y consejos sobre cómo establecer prioridades y organizarte las tareas […]

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *