¡Hola! Hoy te traigo la respuesta a una pregunta que me hacen mucho.

La respuesta corta:

Respuesta larga:  depende de cómo las uses.

¡Duda solucionada! Pero si quieres saber por qué SÍ funcionan si las usas bien, te lo explico.

 

Necesitas una técnica ¿por qué?

Una técnica de estudio es una herramienta para hacer una tarea. Te lo explico mejor con un ejemplo más visual: el caso del martillo, el clavo y el tablón.

El martillo es la técnica, el clavo es el estudio y el tablón es la información que aprendemos. El objetivo será clavar el tablón para que no se caiga. Es decir, aprender y que no se nos olvide.

 

Imagina intentar clavar el clavo a lo bestia, con la mano ¡Ouch! No es muy efectivo ¿No? Puede que al cabo de unas horas y bastante daño consigas clavarlo, pero no creo que esa tabla aguante mucho, se caerá pronto.

Este sería el equivalente a estudiar leyendo una y otra vez lo mismo. Una pérdida de un tiempo muy valioso con pésimos resultados (esa información se olvida fácilmente).

Ahora imagina que en nuestro ejemplo carpintero tuvieras un martillo (una herramienta 😉 ) La cosa cambia ¿No? Tardarás muchísimo menos, no te harás daño y esa tabla estará bien clavada,  tardará mucho más en caerse que cuando la hemos clavado a mano (si es que se cae).

Las herramientas o técnicas de estudio te permitirán aprender más en menos tiempo con excelentes resultados porque mantendrán esa información mucho más tiempo en tu cabeza ¡Todo ventajas!

¡OJO! Las técnicas, si no se usan correctamente, valen de poco (imagina clavar el clavo con el mango del martillo. Ridículo ¿no?). Es necesario aprender cómo aprovecharlas al máximo. Entonces sí, ¡Verás qué éxito!

 

Ventajas de usar técnicas de estudio correctamente.

Aprovechas tu tiempo al máximo.

Te permiten administrar mejor tu tiempo. Evitan las “palizas de última hora” por tanto tendrás mejores resultados “sufriendo menos”.

Además, aumentan tu concentración. Así tendrás mejores resultados en menos tiempo (como mínimo tardarás menos tiempo en obtener el mismo resultado).

 

Mejoran tus resultados.

Cuando utilizas técnicas ejercitas la mente. Así el cerebro asimila mejor la información y más rápido. Básicamente estás entrenando el cerebro y esto se refleja en las notas.

El entrenamiento mejora la comprensión   memorizas mejor tus respuestas son mejores mejoran tus resultados. 

 

Hacen el estudio más activo

¡Esto tiene grandes consecuencias!

Mantiene la información más tiempo en tu cabeza (incluso puede quedarse para siempre).

Hacen el estudio más ameno y entretenido. No se me ocurre nada peor y más aburrido que leer hasta la saciedad con la esperanza de que algo se quede milagrosamente por repetición ¡Qué horror!

 

Puedes personalizarlas

Existen muchísimas técnicas muy diferentes. Personalmente no soy partidaria de los GRANDES MÉTODOS, más bien soy defensora de haz tu estudio a la carta. Es decir, coge las que te funcionen y mézclalas,  júntalas y crea tu propio método, ese que encaja contigo y te hace imparable 

 

¿A ti no te han funcionado? Pues sigue leyendo:

La razón más probable de esto es que no las has usado correctamente. Pero ¡eh! no es culpa tuya. Nadie nace sabiendo y es difícil encontrar a alguien que te explique bien cómo usarlas.

Por ejemplo, a todos nos han dicho que hay que subrayar. Muy bien, fácil ¿no? Pues no.

Un mal subrayado

Esto es lo que pasa cuando te dicen que tienes que usar una técnica pero no te explican cómo.

Por eso es muy importante que aprendas a utilizarlas, para no perder tiempo y esfuerzo haciendo algo que no valdrá de nada, sólo te va a frustrar e incluso te hará pensar que no valen para ti, ¡y eso es no es verdad!

 

¡Y esto es todo! Espero que este post haya despejado tus dudas sobre la utilidad de las técnicas.

¿Tienes alguna técnica que te haga imparable? ¿Has probado alguna que todos te dijesen que era genial pero a ti no te funciona? ¿Te gustaría saber un poco más sobre este tema? ¡Déjame un comentario y cuéntame!

 


2 comentarios

Laura · 21 mayo, 2020 a las 5:54 pm

He probado miles de técnicas y ni idea. No me vale ninguna. Al final acabo leyendo una y otra vez los textos

    Ada · 21 mayo, 2020 a las 5:59 pm

    ¡Hola Laura! Esto que me comentas me lo han dicho mucho. Normalmente es porque el alumno está muy a costumbrado a releer y le cuesta hacerse a un nuevo método. Pero en la mayoría de los casos les funcionan cuando convierten las nuevas técnicas en su método habitual. ¿Por qué crees que en tu caso no están funcionando? Esto es muy interesante. ¡Gracias por tu aportación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *