¿Vives un amor a distancia? ¿Te apetece subir el tono del flirteo? Presta atención porque el sexting puede ser lo que estés buscando.

Hoy te traigo un post especial que también se ha publicado en el blog de Lolitaloves.

¿Qué es el sexting?

Esta práctica consiste en enviar mensajes con contenido sexual o erótico a otra persona. Puedes practicarla a través de cualquier herramienta de comunicación (redes sociales, apps de mensajería instantánea, emails, etc).

El modelo normativo de sexualidad no nos habla del sexo a distancia ¿verdad?

Puede parecer que el sexting es una de esas modas que aparecen gracias a la tecnología y a la imaginación del ser humano para idear formas de relacionarse sexualmente ¡Pues no!

Todavía se conservan cartas del siglo XIX entre escritores famosos llenas de picardía y erotismo. Algunos de los partícipes en este “sexting epistolar” son: la famosa Mary Shelley (autora de “Frankenstein”), el novelista francés Gustave Flaubert (“Madame Bovary”), el irlandés James Joyce (“Ulises”) y, por supuesto, nuestra querida Emilia Pardo Bazán (“Los Pazos de Ulloa”), una mujer adelantada a su época.

«Sí, yo me acuesto contigo y me acostaré siempre, y si es para algo execrable, bien, muy bien, sabe a gloria, y si no también muy bien, siempre será una felicidad inmensa que contigo y sólo contigo se puede saborear, porque tienes la gracia del mundo y me gustas más que ningún libro. Yo sí que debía renunciar a la lectura y deletrearte a ti solo. Hay mil corrientes en mi pensamiento que sólo contigo desahogo».

Emilia Pardo Bazán

Sexting seguro
El sexting no es tan novedoso como pensabas.

Beneficios del sexting

Mejora la confianza y refuerza el vínculo íntimo dentro de la pareja. Además es una forma de mantener relaciones sexuales a distancia, ideal para parejas que no pueden hacerlo de forma presencial.

Permite conocer a nivel erótico a la otra persona. Es una forma divertida y sutil de comprobar la química entre los dos. También suele ser una herramienta bastante eficaz para despertar el interés sexual en la otra persona.

Y, por supuesto, puede ser un calentamiento previo a la quedada, una pequeña muestra de lo que está por llegar. Esto alimenta las expectativas y deja volar el deseo. Incluso puede ser una relación sexual en sí misma, sin necesidad de veros después.

Los riesgos del sexting

El sexting no tiene por qué ser peligroso si se hace entre adultos responsables con el consentimiento de ambos. Debemos ser conscientes de las implicaciones de mandar o recibir contenido sexual a otra persona.

Es importante que sepas que el sexting puede convertirse en delito en los siguientes casos:

Los menores de edad y el “Grooming”.

Esta práctica consiste en establecer lazos de amistad con unx niñx deliberadamente para obtener satisfacción sexual, ya sea pidiendo imágenes de contenido sexual o como medio para un posterior encuentro.

La pederastia es un problema muy grave y en las redes sociales es demasiado fácil hacerse pasar por otra persona (sobre todo menores). Por eso, es necesario trabajar en la prevención proporcionando información y educación sexual de calidad a los menores.

Difusión del contenido y viralización.

Uno de los riesgos del sexting es que la persona que recibe el contenido no sea responsable ni respete tu intimidad. Difundir los mensajes o imágenes públicamente, sin tener el consentimiento del emisor (o si es menor de edad, aunque consienta) puede tener consecuencias muy graves tanto para el/la autor/a del contenido como para la persona que lo difunde.

Tener en tu poder imágenes, mensajes o audios con contenido sexual que otra persona envía voluntariamente no te da derecho a hacer cualquier cosa con ello. Recuerda que la imagen personal está protegida en España.

¿Qué dice el Código Penal sobre difundir imágenes sin consentimiento?

El apartado 7º de Artículo 197 de Código Penal dice:

“Será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses el que, sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona.

La pena se impondrá en su mitad superior cuando los hechos hubieran sido cometidos por el cónyuge o por persona que esté o haya estado unida a él por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa”.

“Sextorsión”

Se refiere a la extorsión por parte del receptor de los mensajes. Es decir, que amenace con difundir los mensajes o imágenes a cambio de dinero o de seguir recibiendo contenido erótico después de haber acabado la relación (de cualquier tipo).

¿Qué puedes hacer ante la extorsión?

Si quieres practicar sexting pero te da miedo que puedan extorsionarte o ya estás viviendo esta terrible situación. Te aconsejo seriamente que denuncies porque, además de darle visibilidad a un problema gravísimo, la ley está de tu parte.

Esto es lo que dice el Código Penal de España sobre el delito de extorsión en su Artículo 243: “El que, con ánimo de lucro, obligare a otro, con violencia o intimidación, a realizar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o del de un tercero, será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años,sin perjuicio de las que pudieran imponerse por los actos de violencia física realizados”.

Cómo hacer sexting seguro

Envía imágenes con las que no te puedan identificar.

Siempre debe ser consensuado, libre y confidencial

Este es el primero de los consejos y el más básico. Nunca realices esta práctica si no estás segurx de querer hacerlo, si no sientes la seguridad de que la otra persona no hará un uso indebido del material, si estás bajo coacción o te sientes obligdx de alguna forma. Además, ten en cuenta que aunque la otra persona se ofrezca voluntariamente a mandarte contenido erótico, no te obliga a devolverlo.

Evita que puedan identificarte.

Intenta que en las fotografías no se vea la cara, tatuajes, cicatrices, lunares o cualquier característica que te pueda identificar. Si mandas vídeos, es mejor que no tengan sonido y si son audios, es preferible que no se oiga tu voz, es mejor insinuar con ruido que decir frases subidas de tono en las que se te pueda identificar.

Cuida el escenario de las imágenes para que no se pueda identificar tampoco dónde se hicieron. Lo mejor es que no aparezcan fotografías, cuadros o muebles característicos. Puedes jugar con luces tenues, sombras y difuminados ya que, no sólo previenen las extorsiones, si no que da un toque especial a la erótica de la imagen.

No lo hagas con extraños

La base del sexting es la confianza. Es muy importante practicarlo con alguien con quien te sientas segurx y que sepas que no va hacer un mal uso del contenido que le mandes. De todas formas, sigue siendo conveniente tomar las precauciones que te he mencionado antes para prevenir la extorsión y la difusión en caso de que se termine el juego o la relación.

Comunicaos y estableced las normas.

Habla con la otra persona y estableced las normas que ambos debéis seguir como si podéis guardar las imágenes o no, durante cuánto tiempo, qué plataforma usaréis, etc.

No está demás avisar antes de mandar contenido para evitar que la otra persona lo reciba en situaciones comprometidas como estando en el trabajo o con la familia.

Utiliza aplicaciones seguras

Aunque Whatsapp es la opción más cómoda y que mejor conocemos en España, es mejor buscar apps que tengan un sistema de encriptación de mensajes para que sólo los participantes de la conversación tengan acceso al contenido.

Para el sexting se ha hablado mucho de Signal y Telegram porque tienen la opción de fijar un tiempo de autodestrucción de la conversación. Ambas aplicaciones impiden guardar el contenido y tampoco permiten las capturas de pantalla ¡Son perfectas para esta práctica!

Cuidado con dónde se almacena el contenido

Es aconsejable desactivar la opción de guardar el contenido en la nube automáticamente para que no acabe en iCloud o Google Photos. El peligro de que ese contenido salga del móvil está en que si te hackean las cuentas o alguien tiene acceso a tus cuentas puedes llevarte una sorpresa nada grata.

Después de haber acordado qué hacer con el contenido que intercambiéis, si acordáis no conservarlo, bórralo inmediatamente y elimínalo de la papelera o del historial multimedia, también del teléfono. De esta forma, nadie podrá verlo aunque accedan a tu móvil.

En caso de que decidáis guardarlo, puedes guardarlo en una carpeta con contraseña si tu dispositivo tiene esa opción. Pero nunca lo dejes en cualquier sitio de la galería pues cualquiera que tenga acceso al teléfono puede terminar encontrándolo.

¿Qué opinas? ¿Te apuntas a probar el sexting?


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *