¡Hola! ¿Sientes que vas siempre “a salto de mata”? ¿Te falta tiempo para terminar tus tareas? En este post te enseño un método para gestionar tu tiempo y poder llegar a todo.

¿Estás muy ocupado? ¿Te falta organización en el estudio y en el día a día? Tal vez estés pensando en establecer un hábito de estudio. Si es así, quédate en este artículo porque vas amar este método. 😉

¿Qué es el Time Blocking?

La idea de este sistema es de Cal Newport, autor del blog “Study Hacks”.

Consiste en planificar el día con antelación y reservar ciertos periodos de tiempo a actividades concretas (bloques de tiempo).

Aunque no lo creas, ya has visto esto antes ¡En los horarios de clases!

Time Blocking escolar
Time Blocking en el horario de clases

Este horario te mantiene siempre al tanto de qué clases tendrás durante el día/semana y durante cuánto tiempo. Además, dedicas cada hora exclusivamente a una asignatura (no das dos asignaturas a la vez ¡no? Sería muy caótico). Bien, la idea del método es esta misma:

Reservas una tarea a un momento específico y planificas un momento para hacer cada tarea.

Con el Time Blocking sabrás en todo momento qué tienes que hacer, evitarás los despistes, las interrupciones y pasar de una actividad a otra conforme llegan sin orden ni concierto. Básicamente, empezarás a tener el control de tu tiempo.

¡Ojo! NO es una To do List  donde apuntas todo lo que tienes que hacer pero no asignas cuándo vas a hacerlas. Si bien podemos utilizarlas juntas (como ya veremos en el siguiente post) es importante que tengamos claro que no son lo mismo.

Gestión de tiempo para estudiantes
Gestionar el tiempo para estudiantes

Ya te mostré unas pinceladas de este método en el vídeo sobre cómo usar el planificador de la Biblioteca. Lo puedes encontrar en el post Planifica tu curso.

¿Por qué es tan eficaz?

Focalizas tu atención en una única actividad. Esto te permite trabajar a niveles más profundos y evitas que tu mente se disperse. Aumentará tu concentración y estudiarás sin distracciones.

Al gestionar el tiempo usando bloques con principio y fin, estás poniendo límites. Así, no sólo estás decidiendo QUÉ hacer y CUÁNDO hacerlo, si no que también decides CUÁNTO TIEMPO te debe llevar (más o menos). Al establecer unos límites, el cerebro se centra más en la tarea y aumentas tu productividad.

Dejarás de tener la sensación de que no has hecho nada, de que te falta horas, que quedan cosas sin hacer… Las tareas importantes las harás primero, por lo que si al final del día no has tenido tiempo de hacerlo todo, no pasa nada, lo más importante ya está hecho 😉

Puedes aplicarlo a todos lo ámbitos de tu vida (estudios, trabajo, aficiones, proyectos personales…)

Es un método muy visual. Puedes saber prácticamente todo lo que tienes que hacer en un solo golpe de vista.

Depositar aquí las tareas eliminará el caos de tu mente  porque lo tienes todo a la vista y bien ordenado. Sin contar con la paz mental que ganas al no tener que estar acordándote de todo (porque está escrito).

Es un método muy flexible. Puedes mover los bloques de un lado a otro, atrasarlos, adelantarlos, dividirlos aun más… tú los has creado y tú los puedes modificar como quieras.

A todo esto, me gustaría añadir que este método me cambió la vida. Sí, suena a tópico, pero es totalmente cierto. Aprendí a gestionar el tiempo como una profesional.

Desde que empecé a usarlo soy mucho más eficiente en todos los ámbitos. Incluso sin  escribir en el calendario o agenda, tiendo a agrupar mis quehaceres por bloques y a dedicarme a una sola cosa a la vez. Me he vuelto mucho más productiva y ya no puedo parar 😛

¿Cómo se hace?

Personalmente, creo que la mejor manera de implementarlo es llevando tu horario siempre contigo para poder consultarlo cuando quieras (yo lo llevo en el móvil), por eso uso Google Calendar. Pero si no es tu estilo ¡No pasa nada!

¿Tienes lápiz y papel? Pues es suficiente. Para poder aplicar este método no necesitas programas, apps ni nada específico.

Aquí te dejo un vídeo donde te enseño paso a paso cómo hacer Time Blocking. Verás que se parece mucho a jugar al Tetris.

Como ya te he dicho yo uso Calendar, pero todo lo que te explico en el vídeo se puede hacer a mano perfectamente. 

Conclusión

Este método para gestionar el tiempo te irá haciendo más eficaz cuanto más lo uses. Con un poco de práctica (y los consejos del post de la semana que viene) serás mucho más productivo, estarás más focalizado en lo importante y podrás disfrutar más de tu tiempo de ocio.

Si ya te habías planteado convertir el estudio en un hábito, el Time Blocking será tu mejor amigo. 

Prueba durante un par de semanas, apuesto a que empiezas a  ver los cambios desde los primeros días.

¡Y eso es todo! Espero que este artículo te haya resultado útil y que te haya picado el bichito del Time Blocking 😉  ¡Nos vemos en el próximo post con consejos prácticos y cómo me organizo yo para llegar a todo!

¿Conocías este método?¿Lo has aplicado alguna vez? ¡Cuéntame en los comentarios qué te ha parecido el post o tu experiencia!


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *